AquaStorm Theory | Universidad del Sagrado Corazón
 

B2: EL NIVEL DE LAS ORIENTACIONES QUE PROPONE LOS MCM PARA LA ACCION SOCIAL

 Los árboles no tienen la culpa

 Por DRA. Tamara Heartsill / Especial El Nuevo Día
8 Septiembre 2010

 Se permite que los tendidos eléctricos definan sus vida. Me pareció interesante que salieran árboles como protagonistas en titulares de las noticias. Sí, árboles. Presentes en nuestro entorno diario y aquéllos que llevan a cabo tareas que benefician nuestra vida cotidiana. Hacía tiempo que no veía o escuchaba su mención en las noticias del día. Pero en esta ocasión los árboles fueron señalados como responsables de cosas negativas, de afectar adversamente la situación actual. Me sorprendí, pues no se mencionó cómo esos mismos árboles trabajan para el bienestar de nuestra vida diaria.

 En lugar de ser flexibles y creativos con el desarrollo de nuestro entorno, e incluir árboles en la planificación y diseño de nuestros espacios urbanos, áreas rurales y carreteras, hemos dejado que los alambrados eléctricos dicten el desarrollo y la apariencia de nuestro paisaje urbano. Si se dejara de sembrar, cuidar, dar mantenimiento apropiado y correcto a nuestros árboles urbanos, entonces todas las aceras de áreas urbanas y urbanizaciones, patios de edificios y escuelas tendrán sólo cemento irradiando calor y reflejando los rayos solares. Estaríamos sin resguardo, con aceras al sol, calor y con la molestosa resolana.

 Hay que ser responsables con el manejo, cuido y poda de los árboles, en particular con los que están ubicados en zonas de alta densidad de desarrollo urbano. Una buena planificación y selección de la especie, es crucial al sembrar un árbol.

 Muchas veces esa planificación inicial está hecha y ha sido un proyecto bien pensado en el entorno actual al que se hace la siembra. Sin embargo, si cambian los alrededores de ese árbol, si se construye en el entorno inmediato donde está ubicado, entonces es que vienen los problemas, especialmente para el árbol, que es el que tendrá que pagar las consecuencias.

 Hay que considerar el espacio necesario para que, a la par de los cambios en la infraestructura, la vegetación continúe creciendo y contribuyendo a nuestro bienestar. Tal y como hay que darle mantenimiento a los edificios, los árboles en el entorno urb ano también requieren atención de parte de profesionales, cuido y mantenimiento a cambio de los todos beneficios que nos proveen.

 Cuando los árboles rebrotan y crecen como respuesta directa de podas incorrectas, se inicia un largo y tortuoso ciclo de podas que al final los llevará a ser eliminados por completo. La infraestructura eléctrica es necesaria para el desarrollo de las ciudades; es un servicio importante. Lo mismo con los árboles. Los árboles son parte de nuestro entorno, enriquecen el ambiente de tal manera que podemos vivir, respirar, que es la base de todos nuestros procesos biológicos como seres vivos.

 El emergente en el sistema de comunicación es: La responsabilidad con el manejo, cuido y poda de los árboles, en particular con los que están ubicados en zonas de alta densidad de desarrollo urbano. Una buena planificación y selección de la especie, es crucial al sembrar un árbol.

 Esto afecto al sistema social de la siguiente manera: Educar no solo sobre la necesidad de árboles y el bien que le da a las comunidades sino también educar sobre la importancia de una buena planificación urbana al momento de gestionar la siembra de árboles.

 

B2: EL NIVEL DE LAS ORIENTACIONES QUE PROPONE LOS MCM PARA LA ACCION SOCIAL

 
Alto a la violencia

 
Por Dra. Luz Colón de Martí / Especial El Nuevo Día
20 Septiembre 2010
Importante prevenirla entre los jóvenes

 La violencia es un problema social de gran impacto para toda sociedad. La Organización Mundial de la Salud la define como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

 Existen distintos tipos de violencia: la autoinfligida como el comportamiento suicida; la interpersonal que se da entre la familia o en pareja, o en la comunidad; y la colectiva que puede ser social, política y económica. Es un problema complejo que requiere de la colaboración de todos para evitar los costos de su impacto y en especial la pérdida de vidas. El comportamiento violento en los jóvenes no tiene una causa en particular ni se debe a un factor específico, sino que hablamos de la acumulación de factores que pueden aumentar el riesgo de que un joven presente comportamiento violento.

 La prevención y las estrategias de intervención para reducir la violencia, tienen que estar basadas en el entendimiento y el reconocimiento temprano de estos agentes. Algunos de los factores que conducen a la violencia no se pueden cambiar o están fuera de nuestro alcance, como el temperamento con el cual nacemos y las anormalidades y/o el funcionamiento de algunas estructuras cerebrales.

 Sin embargo, otros sí. Por ejemplo, la exposición a actos violentos como el modelaje de los adultos en sus diferentes roles en la sociedad, el impacto de los medios de comunicación, la accesibilidad a armas de fuego y las maneras no apropiadas de enfrentarse a frustraciones.

 También, las expresiones de coraje como el uso de la violencia para resolver conflictos, el uso y abuso de substancias y la falta de tratamiento apropiado para las enfermedades psiquiátricas y no psiquiátricas, entre otros.

 Muchos de estos agentes modificables están relacionados a nuestros roles como adultos y la responsabilidad de actuar como un modelo a seguir por los jóvenes.

 Los profesionales de la salud tenemos la responsabilidad de hacer de la prevención de la violencia, una de nuestras más altas prioridades. Esto debe ser un compromiso de todos para poder alcanzar lo que ha expresado el Sr. Nelson Mandela, ganador del Premio Nobel de la Paz en el 1993 , en el Informe Mundial sobre La Violencia y La Salud, 2002: “A nuestros hijos, los ciudadanos más vulnerables de cualquier sociedad, les debemos una vida sin violencia ni temor”.

 El emergente en el sistema de comunicación es: La importancia de la prevención y las estrategias de intervención para reducir la violencia.

 Esto afecto al sistema social de la siguiente manera: Educa a los ciudadanos a ser menos violentos y evita crímenes dentro de la sociedad.

 

 


Comments




Leave a Reply

    Author

    Write something about yourself. No need to be fancy, just an overview.

    Archives

    October 2010

    Categories

    All

    RSS Feed